Pólizas de seguro para propietarios de perros


Desde el seguro de Responsabilidad Civil, hasta otro por fallecimiento accidental, robo o extravío, existe una diversidad de pólizas que los dueños de perros y mascotas en general pueden considerar, además del seguro obligatorio que exista de acuerdo a la legislación correspondiente.

Con la idea de ofrecer una protección a los propietarios de mascotas, en especial teniendo en cuenta el posible daño que podría causar a terceros, algunas compañías de seguro ofrecen pólizas para dueños de mascotas en general, y de perros en particular.

De hecho, en algunos lugares se legisló para convertir en obligatoria la contratación de una póliza de Responsabilidad Civil ante terceros. Esto implica que, si una persona tiene un perro que se lo considere potencialmente peligroso, deberá registrarse y contar con seguro, para hacer frente a eventuales daños en caso de que su perro los produzca. Cabe destacar que, la mayoría de accidentes por mordeduras de perros se dan en niños de cinco a nueve años, y en la vía pública.

La cobertura por Responsabilidad Civil implica un seguro por las lesiones corporales, daños materiales y sus perjuicios consecutivos causados a terceros por el animal objeto del seguro.

Con respecto a los perros, existe un listado de cuáles son las razas consideradas potencialmente peligrosas, que en muchos lugares implican obligación de registro y seguro: Pit bull terrier; Staffordshire bull terrier; American staffordshire terrier; Dogo argentino; Fila brasileño; Tosa inu; Akita inu; Doberman; Rottweiller; Bullmastiff; Dogo de burdeos; Bull terrier; Gran perro japonés; Mastin napolitano; Presa canario; Ovejero alemán; Cane corso y aquellos adiestrados para el ataque, además de las cruzas con alguna de estas razas.

También existen otras coberturas se pueden anexar a la póliza, como las que abarcan el fallecimiento accidental del perro o su robo, en cuyo caso la compañía ofrecerá una indemnización que permita comprar otro perro de características similares. Además, se puede asegurar la pérdida o extravío del perro asegurado, como la indemnización para tratamiento veterinario en caso de que el perro tenga un accidente.