Proyectan un alza en la oferta de seguros de vida y de retiro


n un país donde el nivel de ahorro es ínfimo, las compañías de segurosson uno de los pocos inversores institucionales de relevancia, aunque los montos que administran son bajos en la comparación internacional.

Dos de los segmentos que pueden canalizar fondos de largo plazo son los seguros de vida y de retiro, impulsados ahora por los cambios que acaba de firmar el Gobierno con las aseguradoras y que apuntan a dos frentes.

Deducción. Mejora el beneficio impositivo para quienes tienen una póliza de estos rubros, al incrementar de 997 a 12 mil pesos anuales, en 2019, la deducción en Ganancias por la cobertura de vida y por el seguro de retiro (se toman ambos por separado).

El monto subirá a 18 mil pesos en 2020 y a 24 mil en 2021. Lugo se actualizará por la Unidad de Valor Tributario (que variará por inflación). “Este incentivo se encontraba congelado desde 1992 para las pólizas de vida y había sido eliminado para las de retiro”, remarca Alejandro Massa, director ejecutivo de la Asociación Civil de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina (Avira).

Volumen. El acuerdo busca incrementar los fondos que las compañías destinan a instrumentos del mercado de capitales de pequeñas y medianas empresas.

Reacción

Las aseguradoras afirman que los incentivos impulsarán mayor comunicación y nuevos productos. “Los seguros de personas representan el 0,7 por ciento del PIB y en otros lugares superan con holgura este número”, agrega Massa.

Gabriela Marchisio, gerenta de Seguros de Personas de Sancor Seguros, coincide y señala que el grupo comenzará a ofrecer seguros de retiro y se agregarán otros productos para personas, como vida y vida con inversión.

De todos modos, las compañías advierten que la medida, si bien ayuda, aún es modesta ya que, durante la convertibilidad, el monto por deducir era el equivalente a casi mil dólares.

“Habría que llegar a cuatro o cinco mil dólares para que la gente deje de consumir e invierta en un seguro”, sostiene Hugo López, gerente general del Instituto Asegurador Mercantil. La empresa, que opera seguros de vida sin ahorro, planea sumar capitalización.

“La mayoría no sabe que estos seguros tienen otros beneficios muy interesantes. Este incentivo fiscal motivará a las personas a interiorizarse sobre las alternativas y así empezar a desarrollar una cultura aseguradora”, opina Guillermo Pellerano, gerente de San Cristóbal Retiro. La firma, que tiene el 67 por ciento del mercado de retiro individual, apuntará a mayor difusión con productos “accesibles y simples”.

Por su parte, Julio Scarafía, presidente de El Norte, subraya que “la cultura del ahorro a través de los seguros está circunscripta a sólo una pequeña porción de la población” en el país y que ese nicho “ya invierte en un seguro de vida”, mientras que el resto “tiene otras prioridades, por lo que se necesita una mayor cultura aseguradora”. Desde Prudential Seguros, Mauricio Zanatta, presidente y CEO, señala que la empresa está enfocada “en más canales para llegar a más personas” y considera que la obligación del sector “es continuar trabajando sobre la conciencia aseguradora”.

En tanto, Adriana Reinaldo, gerenta de Seguros de Personas de La Caja, anticipa que la compañía está desarrollando nuevos productos, basados en la experiencia en seguros de vida y retiro del Grupo Generali.

Desde la Asociación de Productores de Seguros de Córdoba (Apas), Daniel Layús reconoce que es un momento difícil, porque la gente tiene temor de comprometerse en dólares y las coberturas en pesos tienen que ajustarse.

Por esto, el sector analiza instrumentos que se actualicen por algún parámetro. Una opción podría ser la Unidad de Valor Tributario (UVT), que va de la mano con la inflación.

“Antes de contratar un producto hay que analizarlo bien y debe ser un monto que se pueda pagar sin problemas. No es para estar entrando, sino para tenerlo muchos años y, cuanto más joven, mejor, porque la cuota es más baja”, explica Layús.

Estímulos: doble propósito

Los seguros de vida y de retiro operan $ 160 mil millones.

Incentivo fiscal. Las personas pueden deducir un monto mayor por las cuotas de seguro de vida y de retiro para el cálculo del Impuesto a las Ganancias. Hasta 2018, eran sólo 997 pesos al año (83 pesos por mes) y aplicaba solamente para la cobertura de riesgo de muerte. En 2019, se podrán descontar de la base imponible mil pesos por mes (12 mil al año) por las primas para vida (se puede incluir la parte para capitalización) y otros mil por el ahorro para la jubilación. En 2020, la suma sube a 18 mil y en 2021, a 24 mil anuales. Luego se actualiza por la Unidad de Valor Tributario (que variará por inflación).

Inversión Pyme. El compromiso de las aseguradoras es incrementar del tres al cinco por ciento de la cartera administrada la porción destinada a los instrumentos Pyme del mercado de capitales, que tendría un alcance de 11 mil millones de pesos, según el Ministerio de la Producción. También hay un compromiso de destinar 10 por ciento al desarrollo de viviendas, créditos hipotecarios y obras de infraestructura.