Neuquén: los drones vuelan sin control


En la ciudad nadie regula estos vehículos que cada vez son más frecuentes y las pólizas de seguro no los cubren.

Aunque existe una normativa que regula a los drones, la aplicación de sus disposiciones es muy engorrosa, y por ahora, los drones vuelan a gusto y placer por el espacio aéreo neuquino, sin que nadie les marque los límites a sus dueños. Así, la seguridad física y la propia intimidad quedan casi en el desamparo. Un dato clave: las aseguradoras no aceptan cubrir a los dueños con pólizas.

El fenómeno gana adeptos día tras día, mientras en el ámbito legislativo reconocen la necesidad de regular estos dispositivos. Estos vehículos aéreos no tripulados (VANT) que llevan cámaras fotográficas y su uso es cada vez más frecuente, deberían estar registrados, según una normativa de la Asociación Nacional de Aviación Civil (ANAC).

“Conozco gente que está iniciando los trámites, pero el proceso es muy engorroso y eso desmotiva a los propietarios” a seguir las reglas, señaló Federico, que es dueño de un dron.

Para formar parte del registro, los pilotos deben ser mayores de edad, presentar un certificado médico y pasar tanto un examen teórico como de pericia en el manejo de los VANT.

Sin embargo, en el aeropuerto neuquino no hay inspectores que tomen el examen, por lo que todos los trámites deben hacerse personalmente en Buenos Aires. Aunque a los drones también se les exige tener un seguro contra terceros, en caso de que fallen y lastimen a alguien, en Neuquén no hay información de aseguradoras que ofrezcan estas pólizas. Incluso algunas compañías les retiraron la cobertura a los pilotos cuando surgió la normativa, a la espera de saber mejor cómo adecuarse.

Desde el ámbito legislativo coinciden en la necesidad de generar un debate para aplicar una regulación. “Hay dos circunstancias limitantes, que son la privacidad y la seguridad de las personas”, indicó Raúl Podestá, diputado provincial de Nuevo Encuentro, y aclaró que “ante una nueva tecnología con una infinidad de aplicaciones, es necesario tener una norma que la regule”.

Para el diputado, el tema se ha impuesto en la agenda y es probable que se trate cuando inicien las sesiones legislativas. En esa discusión se deberá diseñar una norma que también prevea un sistema de fiscalización y de sanciones en caso de que se afecte a otras personas. Por su parte, el concejal Francisco Sánchez adelantó que el tema ya fue discutido con otros ediles del PRO, y que se planteó la necesidad de “legislar con previsión al futuro”.

“Es importante que se regularice porque detrás de cada dron hay un piloto que se tiene que hacer responsable de la maniobra”, señaló Federico. Sin embargo, él considera que sería imposible tener un control total sobre los VANT. “Según la normativa, si querés volar arriba de tu patio tenés que pedir permiso a la ANAC, y el trámite es muy lento”, explicó el piloto, y consideró que la medida tiene más sentido cuando la intención es sobrevolar espacios más poblados.

Con el avance de la tecnología, los drones se volvieron cada vez más accesibles y sus precios van de los dos mil a los 45 mil pesos, según las características del modelo. Sin embargo, en las casas de electrodomésticos no exigen permisos para adquirirlos. Aunque muchos se sienten invadidos al ver un dron y se han registrado accidentes por fallas, desde la ANAC Neuquén aseguran que no tienen consultas de gente interesada en registrarse.

Fuente: Lmneuquén.com